Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
02.12.2021
Cerca de medio millón de personas viven con VIH en la República Democrática del Congo (RDC) y miles mueren innecesariamente(1) a causa de la enfermedad. Las pruebas y el tratamiento eficaz han existido por años, pero muchas personas en el país aún no tienen acceso a ellos, o comienzan el tratamiento demasiado tarde. Como resultado existe una gran necesidad de atención médica que el sistema sanitario local no puede afrontar adecuadamente. Ante esta realidad, desde MSF reforzamos la atención de casos de VIH en Kinshasa. 
 
La prevención y el acceso a los cuidados para el VIH siguen siendo grandes desafíos en la RDC. El acceso a pruebas voluntarias es casi imposible, y muchos centros de salud no ofrecen pruebas gratuitas para personas con síntomas. Esta situación se está agravando aún más por el miedo y estigma que el virus genera. El impacto es claro: de acuerdo con las estimaciones de la ONU, casi una cuarta parte de las personas que viven con VIH en RDC simplemente no saben que tienen el virus.
    
Muchas personas con VIH se hacen la prueba muy tarde. Y por eso mismo comienzan tarde con el tratamiento, lo que aumenta el riesgo de complicaciones. Otros interrumpen su tratamiento por falta de medicamentos disponibles, apoyo psicológico o por los costos del tratamiento, a pesar de que el tratamiento antirretroviral (ARV) es gratuito. En consecuencia, más pacientes desarrollan una etapa avanzada de la enfermedad.
 
“Muchos y muchas pacientes llegan aquí en muy mal estado, con coinfecciones graves como la tuberculosis”, dijo la Dra. Pulchérie Ditondo, doctor de MSF en el hospital del centro de Kabinda (CHK), el centro de referencia de la capital para pacientes con VIH avanzado.  “El hecho de que todavía haya tantos pacientes en esta etapa de la enfermedad refleja el alcance de los problemas con las pruebas de detección y atenciónDurante años, nuestras camas  de hospitalización estuvieron casi todas ocupadas, y las consultas se hacían desde el amanecer hasta el anochecer. Por eso decidimos apoyar la prestación de atención en otras instalaciones para satisfacer la demanda de atención", concluye.
 
De acuerdo con ONUSIDA, ocurren cerca de 13,000 y 29,000 nuevas infecciones de VIH anualmente en la RDC. Se trata de personas que necesitan un acceso rápido y gratuito a las pruebas y al tratamiento para evitar el desarrollo de complicaciones potencialmente mortales.
 
 
 
 
Desafortunadamente, la RDC todavía sufre una falta de recursos nacionales e internacionales. En 2020, cerca de 17,000 personas murieron de VIH en el país, y son muertes que podrían haberse evitado con el tratamiento adecuado.

Fortalecimiento de la atención del VIH en la capital

Desde hace 10 años, MSF apoya a los hospitales y centros de salud en Kinshasa para fortalecer la atención médica del VIH y realizar pruebas de laboratorio. En la actualidad, nuestros equipos apoyan dos hospitales y cuatro centros de salud en los que todo el mundo puede acceder a la atención y pruebas gratuitas. 
 
“Hemos optado por brindar apoyo a las instalaciones ubicadas en áreas donde realmente provienen muchos pacientes del CHK”, dice la Dra. Ditondo. “Esto acerca a las personas a sus médicos o médicas, lo más cerca posible, y así se evitan los largos viajes".
 
Escondido en el distrito de clase trabajadora de Mbinza-ozone, el centro hospitalario de Luyindu (CHL) es uno de los centros que facilitan a nuestros equipos apoyan para la atención del VIH. Cada mes, cerca de 30 pacientes seropositivos reciben atención allí. Ya están ocupadas seis de las siete camas para pacientes que viven con VIH. Esto es una evolución en el ingreso de las y los pacientes, misma que no estuvo exenta de altibajos al inicio. 
 
“Algunas y algunos pacientes huyeron cuando se enteraron de que íbamos a cuidar a personas con VIH positivo”, comentó el Dr. Adolphe Byakausa Matondo, director médico en CHL. “El estigma que rodea al VIH en las áreas tiene varias consecuencias, así que hicimos mucho trabajo de sensibilización en el hospital y la comunidad. Hoy, afortunadamente, las cosas han cambiado mucho”. 
 
 
 

 “Hoy, estoy de pie”  

Sarah conoce demasiado bien el impacto del estigma. Fue aceptada en la sala de emergencias del CHL en julio, tras ser abandonada por su familia y su esposo cuando el equipo médico le dijo que había contraído el VIH. “Llegué al hospital en una condición crítica. Estuve hospitalizada por dos meses” dijo. “Hoy estoy de nuevo de pie. Estoy lista para dejar el hospital” dice.
 
“Pero ahora vivo en la parroquia porque mi familia me ha repudiado. Afortunadamente, el equipo médico está aquí para animarme, luchar y seguir correctamente mi tratamiento”.
 
MSF ha estado involucrada en la lucha contra el VIH/SIDA en Kinshasa desde 2002. En 2020, nuestros equipos en la capital hicieron un seguimiento del tratamiento de casi 2,000 pacientes y se realizaron 1,337 hospitalizaciones. Además de brindar atención, MSF también realizó cerca de 8,200 pruebas de VIH en Kinshasa. 
 
 
(1) Todos los datos del último informe de ONUSIDA están disponibles aquí.