Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
15.10.2021

La lucha contra el cáncer se ha convertido en un problema importante de salud en Mali. Médicos Sin Fronteras (MSF) ha contribuido a una campaña de información y acción destinada a alentar a la mayor cantidad posible de mujeres a hacerse las pruebas de detección en las instalaciones de salud de la capital.  

A finales de 2018, los equipos de MSF comenzaron a brindar cuidados paliativos y apoyo a las pacientes en el departamento de oncología y hematología del Hospital Point G. Ahora también ayudan con la detección, el diagnóstico y el tratamiento de pacientes con cáncer de mama y cuello uterino en Bamako. 

En Mali, donde el número de casos de cáncer de mama está muy subestimado (2,450 en 2021), la lucha contra la enfermedad se centra principalmente en garantizar el acceso a la detección oportuna. “El cáncer de mama, es el cáncer más común entre las mujeres de Mali, puede ser tratado con buenos resultados siempre que se diagnostique oportunamente. Al tener la información correcta y hacerse las pruebas de detección, las mujeres pueden ser diagnosticadas y tratadas a tiempo”, explica Foura Sassou Madi, jefa de misión de MSF en Bamako. 

 

 

A lo largo de octubre de 2021, todas las mujeres en Bamako se podrán realizar exámenes de detección gratuitos de cáncer de mama y cuello uterino en 21 centros de salud, que incluyen todos los centros de salud de referencia de la ciudad. El programa que MSF gestiona en colaboración con las autoridades sanitarias, garantiza que cuando una anomalía se detecta las pacientes serán referidas a un centro médico especializado. También paga por los exámenes y pruebas necesarias para confirmar el diagnóstico y, cuando es necesario, iniciar el tratamiento de las pacientes. 

La contribución de MSF incluye la provisión de suministros médicos y apoyo técnico, organizando la capacitación del personal de la salud y participando en una variedad de iniciativas de sensibilización. 

Si bien el continente continúa luchando contra los efectos dañinos de enfermedades infecciosas como la malaria, tuberculosis y VIH/SIDA, las enfermedades no transmisibles, de las cuales  el cáncer es una de las más comunes, también pueden convertirse, en las próximas décadas, en una de las principales causas de muerte en África. La tasa de sobrevivencia de cáncer de mama a 5 años sigue siendo extremadamente baja en el África subsahariana, mientras que en Francia ahora supera el 87%. 

“Mali cuenta con trabajadores y trabajadoras sanitarias, instalaciones relativamente bien equipadas y suministros de medicamentos de quimioterapia disponibles para el tratamiento de la población. Aun así, todavía hay varios problemas. Primero, la falta de detección sistemática que hace que los tumores se diagnostiquen demasiado tarde. La mayoría de las mujeres llegan en etapas avanzadas de la enfermedad”, afirma Charlotte Ngo, asesora de oncología de MSF. 

A pesar de los esfuerzos realizados por el gobierno de Mali en el tratamiento del cáncer, los casos de remisión siguen siendo pocos. Y, la vía de atención no solo es extremadamente desafiante para las pacientes, sino que también es inasequible para muchas familias.  

MSF y el programa de oncología de las autoridades de la salud se comprometen a facilitar el acceso a la detección y el tratamiento oportunos mediante el fortalecimiento del programa de detección Weekend 70 del profesor Ibrahim Téguété, y apoyando al único laboratorio del país de patología anatómica y asistencia en cirugía y radioterapia. En los primeros seis meses del 2021, 166 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama y 126 con cáncer de cuello uterino fueron apoyadas con exámenes médicos, pruebas y tratamientos.