Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
02.05.2022
Desde la semana pasada, se han producido violentos enfrentamientos en Puerto Príncipe, Haití, donde Médicos Sin Fronteras (MSF) gestionamos el cercano hospital de traumatología de Tabarre. Mumuza Muhindo, jefe de misión de MSF, explica en esta entrevista cómo las personas de la ciudad se han convertido en víctimas de la violencia. 
 

¿Cuándo comenzó esta ola de violencia? 

Desde la mañana del domingo 24 de abril, varios barrios de la capital han sido escenario de violentos enfrentamientos entre grupos armados. Son barrios donde las condiciones de vida de las personas atrapadas por la violencia son muy difíciles.  
 
Los combates continúan evolucionando y se extienden a otras zonas de Puerto Príncipe, que suelen ser bastante tranquilas. Algunos miembros del personal de Médicos Sin Fronteras también están varados por la violencia en diferentes partes de la ciudad y no pueden venir a trabajar. Ya nadie se atreve a aventurarse en las carreteras. Ahora hay bloqueos a lo largo de las carreteras principales, donde apenas hay vehículos, solo quedan perros callejeros. 
 

¿Qué consecuencias tienen los enfrentamientos para las personas? 

Algunas personas huyen de sus hogares y buscan refugio con sus familiares, y para muchas de estas personas no es la primera vez que lo hacen. 
 
Cada vez que sucede, la violencia recurrente conduce a nuevos desplazamientos. Las personas más desamparadas han pasado la noche en refugios improvisados en una plaza pública no muy lejos de los enfrentamientos. Para quienes se quedan, no siempre es posible salir de sus casas. 
 
Hay disparos alrededor de las casas. Uno de nuestros colegas tuvo que pasar la noche tirado en el suelo de su hogar para evitar ser golpeado por las balas perdidas.  
 
La gente ya ni siquiera sale a comprar, ya que incluso los mercados se han convertido en lugares de confrontación donde las personas arriesgan sus vidas. 
 
Vista hacia una calle de mercado en Pétionville, Puerto Príncipe. Haití, abril de 2021.
 

¿Es posible mantener el acceso a la atención médica en estas condiciones? 

Estamos muy preocupados porque nuestro hospital de 70 camas en Tabarre, especializado en atención de traumatismos y quemaduras, está casi lleno y la inseguridad vuelve a ser un grave obstáculo para que las personas accedan a la atención. Las ambulancias ya no pueden acceder a ciertos vecindarios para ayudar a las personas heridas, lo que significa que pueden tener que esperar varios días antes de ser tratadas.  
 
Además, las y los pacientes que necesitan tratamiento no pueden llegar a los centros de salud porque las carreteras están bloqueadas. Desde el domingo, hemos notado una disminución en el número de pacientes en el departamento de pacientes ambulatorios del hospital en Tabarre.  
 
Médicos Sin Fronteras sigue trabajando para apoyar a la población de Puerto Príncipe y continúa brindando atención médica según sea necesario. Como en todos los conflictos armados, hacemos hincapié en que los civiles deben ser protegidos y que todos deben tener acceso a la atención médica. 
 
 
 
Médicos Sin Fronteras (MSF) trabaja en Haití desde 1991. En 2021, 22,758 personas fueron admitidas en los departamentos de emergencia gestionados por MSF en Haití. Nuestros equipos brindaron atención a 15,435 personas con traumatismos, 833 personas con quemaduras, y a 1,600 sobrevivientes de violencia sexual y de género. Nuestros servicios ambulatorios también realizaron un total de 12,803 consultas de atención médica primaria. 

Notas relacionadas