Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
22.10.2021

Todos los días nuestros equipos médicos ponen a prueba sus límites mientras intentan llevar ayuda a las comunidades afectadas por la COVID-19; y existe una necesidad urgente de que las personas tengan acceso a pruebas, medicamentos y vacunas para protegerse contra el virus. 

Tenemos las herramientas, existen vacunas y pruebas, y algunos medicamentos que pueden ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad. 

Las personas en países de ingresos altos pueden obtener vacunas, pruebas y medicamentos, pero no es el caso de muchas personas en países de ingresos bajos y medios, incluyendo aquellos lugares donde MSF trabaja. 

Necesitamos ver el final de esta inequidad y aumentar los suministros de vacunas, medicamentos y pruebas para la COVID-19, y que sean impulsadas a nivel mundial para asegurar que todas las personas tengan acceso a ellas. 

Es por eso que necesitamos que los gobiernos dejen de bloquear la exención de los ADPIC sobre los monopolios de las herramientas médicas contra la COVID-19 en la a Organización Mundial del Comercio (OMC); para que la industria farmacéutica comparta sus tecnologías y conocimientos sobre las vacunas con otros fabricantes; y los países compartan sus dosis excedentes de vacunas con el resto del mundo. 

Nuestros equipos están apasionados por salvar vidas. ¡Necesitan tener acceso a las herramientas para hacerlo! 

Testimonios 

Nuestros equipos médicos nos compartieron sus experiencias y aquello que han visto durante la pandemia. La urgencia de sus historias es lo que nos impulsa a pedir un cambio para garantizar un acceso equitativo a todas las herramientas médicas para hacer frente a la COVID-19. 

Mpilo Luthuli, enfermera, Sudáfrica 

Teníamos equipo que se había proporcionado en abundancia, pero aun así no era suficiente para la cantidad de personas que necesitaban ayuda con la COVID-19. Vi cómo muchas personas perdían la vida durante el primer día. Una situación que me puso emocional fue ver morir a un estudiante universitario por COVID-19 justo ante mis ojos, a pesar de que esta persona había entrado aparentemente bien y solo se había quejado de tener dificultad para respirar. 

Khairil Musa, médico, Yemen 

Fila tras fila de pacientes sofocados, jadeando y gimiendo de angustia. Una cacofonía de voces de nuestros médicos, médicas, enfermeros y enfermeras yemeníes gritando “¡oxígeno!, ¡oxígeno!” 

Mamadou, médico general, Senegal 

Esta lucha contra la COVID-19 será una de las más desafiantes de mi carrera médica. Efectivamente, tener que dar cuerpo y alma para cuidar a las personas con el virus, manteniendo, al mismo tiempo, una cierta distancia de tus pacientes para evitar contagiarte y convertirte tú mismo en una fuente de transmisión, no es una tarea fácil. 

Leena Menghaney, abogada, jefa de la Campaña de Acceso de MSF en el sur de Asia 

En los últimos meses, hemos visto impotentemente cómo personas en el sur de Asia luchan por conseguir tocilizumab para pacientes con formas graves de COVID-19…el mundo no puede esperar más para acceder al tratamiento que puede ayudar a incrementar las posibilidades de sobrevivencia. 

Mansour, enfermera, Senegal 

Me preocupa que los hospitales no puedan hacer frente a las personas afectadas por COVID-19, que un día la mayoría del personal de salud se contagie… también me preocupa que, en un momento en el que estamos presenciando una crisis global, los países que aún están en desarrollo, como el nuestro, se enfrentan a la hambruna y la inseguridad.  

Marc, médico, India 

Los números están estabilizándose, pero sabemos que habrá otro aumento… como médico, es muy angustioso ver que ola tras ola de COVID-19, los países siguen sin estar preparados y los equipos médicos se quedan sin los medicamentos esenciales que necesitan para salvar vidas en la escala masiva requerida. 

Carmen, enfermera, España 

Se puede resumir como un sistema de salud en caos, con personal médico exhausto y abrumado por las condiciones de trabajo y los horrores de una pandemia como nunca antes habíamos experimentado. El acceso a vacunas, tratamientos y equipo de protección personal debe estar garantizado para todos: son un bien común y universal para todas las personas del mundo, sin excepción. 

Helen Bygrave, médica, Reino Unido 

Las personas con diabetes en nuestros proyectos, especialmente si tienen mal control de su enfermedad, son muy vulnerables y pueden deteriorarse rápidamente si se contagian de COVID-19. Es urgente hacerse de medicamentos, pruebas y vacunas contra el virus rápidamente. 

Christopher Mambula, médico, Kenia y Uganda 

La preocupación que tenemos es que la vacunación hasta este punto es realmente limitada. En ambos países, menos del 2% de las personas adultas están completamente vacunadas. Desafortunadamente, hasta que logremos esta protección colectiva mediante la vacunación, estas olas continuarán ocurriendo. 

Francesco Segoni, coordinador de emergencias, Perú 

El principal desafío hoy es ayudar a las y los pacientes en condiciones graves y críticas. Casi no hay camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos y, a menudo, están ocupadas por largos periodos por pacientes con COVID-19 grave. Los suministros de oxígeno no son suficientes y una de las principales preocupaciones es que la tasa de vacunación sigue siendo muy baja, lo que deja a las personas expuestas y al sistema de salud bajo presión. 

Bonnie, médica general, México 

Ha sido un desafío lidiar día a día con el sufrimiento de las y los pacientes: con el sufrimiento físico debido a su mala salud, y el sufrimiento mental que conlleva el aislamiento al no poder tener ningún contacto con sus familiares. 

Tom Ellman, médico, Sudáfrica 

Dado que muchos países de África justo ahora están reportando un alto número de muertes debido a la propagación de variantes nuevas y existentes de COVID-19, estos gobiernos tienen una gran necesidad de vacunas, diagnósticos, oxígeno y otros tratamientos para ayudar a salvar vidas de las y los pacientes en estado crítico.