Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
04.10.2021

Los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) rescataron a 60 personas, incluyendo seis menores y 24 mujeres, durante dos operaciones a bordo del barco Geo Barents el lunes 20 de septiembre.

Una vez a salvo a bordo, algunos sobrevivientes decidieron compartir las historias de sus horribles viajes a través del desierto, en los países de tránsito, los desafíos relacionados con los múltiples cruces fronterizos y los terribles abusos que sufrieron en Libia .

Sus historias arrojan luz sobre la crisis humanitaria que está ocurriendo a las puertas de Europa, que la mayoría de los estados de la Unión Europea (UE) continúan ignorando y empeorando deliberadamente a través de políticas imprudentes.

Desde principios de año, más de 1,115 personas han muerto o desaparecido mientras intentaban el peligroso viaje a través del Mediterráneo central. En lo que va de 2021, aproximadamente 25,000 personas migrantes y refugiadas han sido interceptadas y devueltas por la fuerza a Libia.

Sophie, Baptiste y Bienvenu

“Lloré cuando vi el bote de rescate. Estaba loco de felicidad. Sabemos que estamos aquí por nuestro hijo, Bienvenu; nos trae suerte y felicidad. Nos dio la fuerza para seguir adelante".

Baptiste*, de 24 años, y Sophie*, de 27 años, es una pareja procedente de Camerún. Fueron rescatados en septiembre de 2021 junto con su bebé de 7 semanas, Bienvenu*. Los tres emprendieron el peligroso viaje a través del Mediterráneo central para encontrar un lugar mejor para que el pequeño viva. Ahora a salvo a bordo de nuestro barco de búsqueda y rescate, el Geo Barents, compartieron el recuerdo de su viaje aterrador.

Así, Baptiste relata parte de su vida durante los últimos meses: “En 2021, Sophie y yo llegamos a Libia. Nunca había visto a la gente comportarse de una manera tan inhumana. Nos han tratado peor que a los animales. En el camino, fui testigo de mucha violencia, violencia sexual y violaciones en grupo. Finalmente encontramos un hangar en un barrio de la capital para vivir. Encontramos trabajo y logramos comer algo. Fueron tiempos realmente duros, me sentí desesperadamente solo. Seguí viviendo gracias a mi familia.

Durante ese período, me secuestraron y me detuvieron en una habitación pequeña y aislada. Los secuestradores me obligaron a llamar a mi madre en Camerún para pedirle que pagara un rescate o moriría. Mi madre tuvo que vender el pequeño terreno que teníamos. Era lo único que le quedaba. Después de que mi familia pagó el rescate, volvieron a golpearme. Pasé cinco días encerrado en esa habitación antes de quedar libre. Al final, un hombre se ocupó de ellos para sacarme y luego me ayudó a cuidarme.

 

 

Siempre recordaré el día en que nació nuestro hijo, el 6 de agosto. Mi esposa Sophie tuvo que dar a luz a nuestro bebé en ‘casa’, porque el acceso a la atención médica no existe en Libia para las personas de tez negra. Me trataron como basura; un perro valía más que nosotros. No teníamos otra opción que dar a luz en casa".

Sophie, la madre del recién nacido, añade: “El día del nacimiento, me encontré sin ningún tipo de atención médica. Durante todo el embarazo, ni siquiera sabía si mi bebé gozaba de buena salud. Estaba asustada. El día del nacimiento vino una vecina a ayudarme, pero estaba más nerviosa que yo, sus brazos temblaban todo el tiempo. El parto fue muy duro. Después del nacimiento de Bienvenu, rara vez salíamos porque el riesgo de secuestro era muy alto. Mi hijo no recibió atención médica".

Baptiste finalmente nos dice: “Fue increíble cuando Bienvenu nació sano y salvo. Solo Dios podía hacer eso. Vi con mis propios ojos esta cosa increíble. No puedo describir con palabras lo que sentí cuando lo sostuve en mis brazos. Empecé a trabajar aún más duro para conseguir algo de dinero para los medicamentos y la comida para nuestro bebé. Trabajé en un sitio de construcción para un hombre. Cuando supe que este hombre también estaba enviando gente a Europa, le expliqué mi situación y aceptó ayudarnos a cruzar el mar".

Alpha

Alpha* comienza su historia con la travesía del desierto. Por la noche, con un grupo de alrededor de 100 personas, entre mujeres embarazadas y menores, cruzaron el desierto hacia Libia. Al otro lado de la frontera, relata que fueron trasladados a una bodega en medio del desierto, con la cabeza cubierta con una bolsa, y fueron encerrados dentro durante tres días, sin comida ni agua.

 

 

Dice que, más tarde, su grupo fue trasladado a la casa de otro contrabandista. “Allí nos dijeron que teníamos suerte, porque llegamos en buena forma, sin piernas ni brazos rotos”, recuerda. Después de tres días en esa casa, nos cuenta, fueron trasladados a un campo en Zawiya, donde les golpeaban todos los días, les sometían a abusos y torturaban. Alpha recuerda que “el sitio estaba gestionado por delincuentes que nos habían prohibido salir. Todo lo que necesitábamos, comida y agua, teníamos que comprarlo dentro del campo. Una vez, un tipo salió a buscar agua y cuando regresó, lo golpearon hasta matarlo”.

“Después de tres meses, nos vendieron y subimos a un barco hacia Europa, pero el barco se rompió. Nos adentramos en aguas tunecinas, pero nos interceptaron. Les rogamos que nos trasladaran a un puerto seguro". Pero en cambio, la armada tunecina llamó a la Guardia Costera de Libia, que al parecer los empujó de regreso a Trípoli. “La gente seguía pidiendo agua, pero no nos dieron nada. Ni siquiera a las mujeres embarazadas. Ni siquiera nos miraron, como si no estuviéramos ahí”.

 

 

Describe cómo algunas personas intentaron escapar, pero los guardias les abrieron fuego. Nadie murió, pero Alpha y el resto del grupo fueron llevados de regreso a un centro de detención. “Cuando me metieron en el camión, el guardia empezó a disparar al aire. Empecé a llorar porque pensé que se me había acabado el tiempo. Cuando llegamos al centro de detención, los guardias nos dijeron: '¿Quieres ir a Europa, aquí está Europa?' ”Pero no era Europa”.

 

Alpha describe cómo fueron golpeados en el centro todos los días y sometidos a extorsión. Dice que quienes no pudieron pagar el rescate fueron obligados a torturar a otros detenidos para obtener su libertad. Y luego recuerda el día en que los guardias también se acercaron a él para pedirle dinero. Dice que le pidieron que llamara a su hermano, pero su esposa tomó el teléfono. Cuando Alpha le dijo que estaba detenido en Libia, ella comenzó a llorar. Alpha dice que los guardias le obligaron a decir que su familiar tenía que pagar o moriría en 24 horas. Después de que se envió el pago, dice que lo trasladaron a un almacén y lo obligaron a trabajar para un contrabandista en una tienda. Alpha pasó los siguientes ocho meses esperando la oportunidad de llegar a Europa. Finalmente, hizo su segundo intento y, esta vez, no fue rechazado.

Bienaime*

“Soy el mayor, el encargado de cuidar a toda mi familia. En 2017 salí de Nigeria en autobús a Argelia. El viaje duró cuatro días y me costó todos mis ahorros. Llegué a Libia en 2017 y pasé cinco meses allí hasta que pude intentar cruzar el mar Mediterráneo. Pero, lamentablemente, fui interceptado por la Guardia Costera de Libia en aguas internacionales y me llevaron de regreso a un centro de detención en Zawiya, donde pasé tres meses. En ese lugar, si tuvieras dinero o pudieras llamar a tus padres, serías liberado.

 

 

La detención en ese lugar, al final, se trata de dinero. Si no tienes dinero, puedes quedarte para siempre, olvidado. Algunas de las personas detenidas no tenían dinero para pagar y se vieron obligadas a golpear y maltratar a otros migrantes ellos mismos. Los guardias obligan a las personas migrantes a golpear a otros migrantes para ganar su propia libertad.

He experimentado violencia física y mental, fui torturado, porque no pude pagar el rescate. La tortura fue horrible, los guardias solían golpearnos para obligarnos a llamar a nuestra familia: cuando tus familiares levantan el teléfono, te golpean aún más fuerte para hacer que tu familia sufra por tus gritos y dolor. Después de un tiempo, logré reunir el dinero de mi familia y fui liberado.

Finalmente logré escapar a Argelia, donde he pasado años trabajando en una obra en construcción en Orán. En marzo de 2020 volví a intentarlo y crucé a Libia. La vida en Libia fue horrible, una experiencia terrible.

Espero llegar a Europa lo antes posible. Una vez que llegue allí, mi único objetivo es conseguir un trabajo y ayudar a mi familia tanto como sea posible.

 

*Los nombres han sido cambiados para proteger la identidad de las personas sobrevivientes.