Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
15.10.2021

Mientras el Consejo de los ADPIC se reúne esta semana en Ginebra donde se está discutiendo la Exención de los ADPIC, se informa (vía filtración del Huffington Post) que la Unión Europea (UE) ha trabajado en un documento como otro intento de contrarrestar la propuesta de exención que está siendo liderada por India y Sudáfrica y apoyada por más de 100 países.

Un documento adicional filtrado con los recientes puntos de discusión del director general de Comercio de la Comisión Europea revela la continua negación y el bloqueo por parte de la UE de la propuesta de Exención.  

Según nuestro nuevo análisis, el nuevo documento filtrado de la UE vuelve a centrarse únicamente en las licencias obligatorias sobre patentes y no aborda las barreras legales relacionadas con los datos reglamentarios y los secretos comerciales, que son fundamentales para iniciar una producción rápida por parte de los fabricantes alternativos, especialmente en vista de que las empresas originarias se niegan a compartir sus tecnologías. Se centra en los productos, pero excluye por completo la mención de las tecnologías subyacentes, los componentes, las materias primas, los procesos y los métodos que también están protegidos por la propiedad intelectual (PI) y que son igualmente importantes para iniciar la producción por parte de otras empresas.

El documento seguiría exigiendo a cada país que presente y aplique individualmente licencias obligatorias sobre cada componente, producto, etc., lo que dificultaría la colaboración internacional necesaria y expondría a los gobiernos al riesgo de ser demandados por las empresas titulares de la propiedad intelectual. 

Anteriormente, la UE presentó una propuesta al Consejo General de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en junio, en la que recomendaba recurrir a las licencias obligatorias para garantizar el acceso a las herramientas médicas para hacer frente a la COVID-19. Según nuestro análisis, la propuesta de la UE en junio fue débil y desviaba la atención, no aportaba nada significativamente nuevo y diluía algunas de las flexibilidades existentes en materia de salud pública de las que ya disfrutan los miembros de la OMC.

Mientras la UE sigue reiterando que la exención de los ADPIC sería contraproducente para el intercambio de tecnologías, la realidad muestra lo contrario, ya que, en ausencia de una exención, las empresas se niegan a compartir ampliamente las tecnologías con productores capaces de los países de ingresos bajos y medios.
 

Dimitri Eynikel, asesor político de la UE para la campaña de acceso de MSF, declaró lo siguiente:

"La UE está tratando de volver a empaquetar su contrapropuesta presentada por primera vez en junio como una 'exención'. Este documento filtrado puede crear una falsa imagen de que la UE es constructiva y participa en las negociaciones basadas en textos sobre la propuesta de exención de los ADPIC. En realidad, genera más confusión y desvía la atención de la propuesta original de exención de los ADPIC.  

La UE vuelve a presentar una idea engañosa que de ninguna manera proporciona la eliminación completa de las barreras de propiedad intelectual que se necesita para abrir la puerta a una amplia producción mundial de herramientas médicas contra la COVID-19 que salvan vidas. El documento de la UE recupera en su mayor parte los elementos de su anterior propuesta, que se han considerado insuficientes, en lugar de proponer el tipo de acción audaz que se requiere ante una pandemia mundial que ha matado a casi cinco millones de personas. 

El mapa mundial que muestra dónde la gente tiene y no tiene acceso a las herramientas médicas para hacer frente a la COVID-19 deja dolorosamente claro que confiar en las acciones voluntarias de las corporaciones farmacéuticas no está funcionando y ha fracasado en la mayor parte del mundo en esta pandemia.

Es hora de que la UE se deje de tácticas dilatorias y ceda finalmente dejando que prevalezca la voluntad de más de 100 países en nombre de poner realmente la vida de las personas por encima de los beneficios empresariales: es hora de que la UE apoye la verdadera exención de los ADPIC.

Ahora que se acerca la Conferencia Ministerial de la OMC, necesitamos que se adopte una exención real y audaz como la propuesta por Sudáfrica e India, y copatrocinada por otros 62 países. Casi cinco millones de personas han muerto a causa del COVID-19, ¿cuánto falta para que la UE ceda en su indefendible y dura posición a favor de los beneficios farmacéuticos y pase a reconocer los derechos de todos los gobiernos en interés de la salud pública?".